lunes, 3 de octubre de 2016

EN OTOÑO…





En cada estación le esperaba,
sin importar cuán larga sería la estancia,
no había apuros,
sólo anhelaba su arribo.
Aún no le había visto
y un grácil frío
recorrió mis entrañas,
percibía su presencia.
Fue en otoño,
llegó desnudando su alma
cual libro abierto,
extasiada en su mirada,
me embarque
en el tren de la esperanza.
Hoy seguimos aquí,
escribiendo cada página en blanco
de este libro cargado de utopías,
sentimientos e ilusiones,
de un amor sin parangón 
que nació calmado, sin promesas,
con el firme propósito de vivirnos,
de hacer grande la sonrisa del otro,
con este sentir análogo a la natura,
ingente, excelso y especial.

Mathmer 2016


jueves, 8 de septiembre de 2016

TRES DÉCADAS



Tres décadas viviéndote,
amándote, admirándote
sintiendo desde tu llegada
que serías grande, noble y bella.
Aun siento tus labios en mi pecho
y tus manitas acariciarme.
Tres décadas sabiéndote feliz,
en la concreción de tus sueños,
en cada uno de los pasos que dabas
en busca de un mejor mañana.
Te nos adelantaste en la vida
dejando un hondo vacío,
un dolor sin parangón,
una herida que carcome el alma
y nos hace indefensos.
Aceptar que te fuiste es absurdo
porque sigues viva en el pensamiento,
y en los corazones de quienes
fuimos y seremos parte de ti.
Las persianas de mi rostro se cierran,
de mis ojos sigue manando
ese líquido salobre y no hay consuelo,
la película se repite una y mil veces
y solo escucho y siento
la despedida de ese día infausto
y sigo esperándote con este afecto
que más de amiga-tía-madrina
se transformó en amor de madre.
Tres décadas, tres últimos meses
de disfrutar de tu compañía,
de tu sonrisa, de tu alegría,
y ahora lo que me resta de existencia
será para mantenerte a mi lado,
con tu presencia ausente.
Cuanto duele tu partida mi niña grande.

Mathmer 06-09-2016







domingo, 15 de mayo de 2016

EUFEMISMO





Pusilánime llegue a la puerta de su vida,
en el declive de sus sueños mozos,
como una insinuación de la brisa
rocé sus dedos maltratados por el tiempo,
lo que le hizo deslizar una sonrisa
curvándole la comisura de la boca.
Una mirada profunda se prendó a la mía
en un eufemismo a que continuase,
invadida de emociones encontradas
retire mis ojos y manos,
solo sentí la de él asirme por el brazo
y el trepidar de mi pecho se aceleró,
cual hojas secas arrastradas por un tifón.
No hubo palabras solo miradas,
esas que desnudan hasta el pensamiento,
dando paso a la pasión contenida
y a la concreción de ese sueño
que no sabe de cordura, de distancias
de edades  ni de tiempo.

Mathmer 2016


viernes, 22 de abril de 2016

SUCUMBE LA TIERRA


Se extingue la tierra,
agoniza y no hay quien le ayude
todo por el deseo de poseerla
y edificar barreras y fronteras.
Hoy lloro por ti,
Tierra que has dado tanto,
estás muriendo y la apatía
de quienes te habitan 
se extiende cual plaga letal.
Sucumbes a manos de tus hijos,
solo unos pocos 
hacen algo para salvarte,
tratando de hacer florecer tu esencia.
Surgen lágrimas, 
no me resigno a verte 
sin atavío alguno, 
ni a saber que en tus elementos
la vida ya no se mueve.
Te han cubierto de residuos,
ya hasta el aire que te arropa
es turbio y viscoso,
que como densa niebla
trata de oculta tu realidad.
Este mundo flemático
te destruye llevándote al final,
tus aguas se tornan violentas
y entre laceraciones y pugnas
hoy te revelas.
Tierra, tú que nos has dado 
alimento, abrigo y techo,
mereces te restauremos,
plantando cada uno un árbol
para que tu amado rostro
vuelva a teñirse verdeazulado.

Mathmer 2016

miércoles, 20 de abril de 2016

FRENTE AL MAR


Frente al mar acaricié el silencio
como un céfiro proveniente de él, 
la luz que despuntaba amarilla le bañaba, 
transformándole en una cambiante 
paleta de opalescentes azules.
El sol se apodero de todo a su paso,
la claridad iridiscente y pertinaz
reverberaba en el agua,
entregándose a ella 
como el más ávido de los amantes.
Había una gran paz
solo percibía el murmullo 
del oleaje al reventar en las rocas,
y la caricia nimia de la brisa 
en esta piel famélica del abrazo
de ese azul que me espera 
al final del horizonte.


Mathmer 2016

ARREMETE LA NATURA


La franja morado rojiza del horizonte
se contraía en las lejanas colinas,
el anochecer aguardaba
en los confines de aquella tarde.
El resplandor amarillento de las farolas
de pronto desapareció,
sumiéndose en la más agónica penumbra 
de llanto, dolor y tragedia.
En los rostros cansados y sedientos
de quienes vivían la más larga de las horas,
se dejaba colar el temor de revivir
momentos tan angustiantes,
solo los mantenía de pie la esperanza
de entre escombros y ruinas
encontrar el suspiro de sus seres amados.
Anodinas sintieron su existencia
ante el poderío de la naturaleza
que embestía con toda la crueldad
arrancándole los sueños
y dejando a su paso
pensamientos de impotencia,
cual agua veloz que desciende impetuosa
por una cuenca estrecha,
todo en un solo parpadear.
A quienes hoy agonizan
entre sufrimientos e infortunios,
estamos unidos fraternamente
pidiendo ¡un minuto de silencio!
por los seres que han partido
en tan atroz arremetida de la natura.


Mathmer 2016

SOY LIBRE


Cuando las persianas de mi rostro
se abrieron para posar la mirada en el infinito
tuve dudas, pero presentí que era para siempre.
Esa intensidad se apodero de mi cordura,
sin reflexionar me deje llevar como barca a la deriva,
zozobrando en esos brazos cálidos y fuertes
que se extendían ante mí, y a los que hoy me aferro.
Seguiré sumergida en este mar de sentimientos,
esos que han dejado la mejor de las huellas,
instantes de apasionada locura 
donde las risas pululan por doquier
o donde las sollozos se han hecho presente
ante el inminente rescate 
de quienes suponen han de salvarme.
Prefiero esta excitada y divina enajenación,
a la mentira salvaje de vivir entre temores
que corroen y desgastan a quienes lo padecen.
Soy libre desde el momento de ese naufragio
y así he de seguir, viviendo las aguas 
que solo ese azul produce en mis entrañas.

Mathmer 2016